Fitoterapia

FITOTERAPIA

La palabra fitoterapia deriva del griego: "fyton" (planta, vegetal) y "therapeia" (terapia).

La fitoterapia también es conocida como herbolaria (del latín "herba": hierba) por lo que podemos definir a la fitoterapia como:

"la ciencia que se encarga de estudiar y emplear las virtudes de los productos de origen vegetal, con finalidades terapéuticas".

Definición de las plantas medicinales por la OMS (Organización Mundial de la Salud):

Según la OMS, una planta medicinal es aquella en que en uno o más de sus órganos, contienen sustancias que pueden ser utilizadas con fines terapéuticos, preventivos o que son precursores para la síntesis o

semisíntesis químico-farmacéutica.

La OMS define droga: como la parte de la planta medicinal utilizada en terapéutica. La Real Farmacopea Española establece que: “se consideran drogas vegetales las plantas, partes de plantas, algas, hongos o líquenes enteros, fragmentados o cortados sin procesar, generalmente desecados, aunque también a veces en estado fresco. También considera drogas vegetales a ciertos exudados que no han sido sometidos a un tratamiento específico”.

La fitoterapia constituye una excelente opción frente al consumo de fármacos o productos elaborados a partir de sustancias sintéticas.

Los continuos avances de las tecnologías y la farmacognosia (el estudio de las moléculas de productos naturales que son útiles por sus propiedades medicinales, ecológicas, gustativas u otros funcionales), siguen demostrando cada día la eficacia y beneficios de los remedios que en la tradición se venían empleando. Sin embargo, a pesar de las continuas investigaciones y estudios científicos sobre los vegetales o del uso de las plantas medicinales, todavía no se conocen muchos sobre las extraordinarias cualidades terapeuticas de los principios activos de las plantas.

​Debemos recordar que los vegetales han sido una fuente de alimentación del hombre y de otras especies desde sus orígenes, por lo que los vegetales constituyen unos alimentos basicos de nuestra alimentación como medio de aporte de energía que debemos ingerir (verduras, cereales y frutas) para cubrir las necesidades funcionales de nuestros organismos ( hidratos de carbono, fibra, minerales, vitaminas, proteínas, etc.) Pero nuestra alimentación si lo analizáramos desde otras perspectivas también desempeña un papel importante, estando estrechamente ligadas con las emociones, de ahí la importancia de una dieta saludable. Uno de los ejemplos más brillantes con respecto a nuestra forma de alimentarse es la ciencia que se desarrolló en la India (el Ayurveda) mostrando hace más de 4.000 años la importancia de adaptar una alimentación adecuada a nuestro biotipo constitucional "Prakruti " (la constitución física y mental característica de una persona) y la importancia de los "doschas" para lograr el perfecto equilibrio y armonía entre cuerpo y mente, ver Ayurveda.

El interés por la medicina tradicional y en particular, por el uso de los medicamentos herbarios "terapias biológicas", estan experimentado un auge considerable. Su creciente demanda tanto para usos medicinales, la industria agroalimentaria como aromáticas, cosméticas o industrial, están causando que algunas plantas se vean disminuida sus poblaciones naturales. Los últimos registros evidencian que unas 150 especies se vean amenazadas de extinción en Europa por la recolección indiscriminada y la sobreexplotación, por lo que su repoblación y recolección estén siendo reguladas y ajustándose a los requisitos básicos de seguridad, calidad y eficacia, en una forma de administración y presentación que garantice una eficacia constante, a la vez que un fácil empleo y una correcta higiene.

El método más común de emplear las sustancias naturales de las plantas con efecto terapéutico, ha sido por su simpleza, en forma de infusión de extractos secos o en cataplasmas para su uso tópico (de forma externa y local).

La tradición oral del uso terapéutico con plantas medicinales hace que en su gran mayoría se suelen administrar por iniciativa propia, a veces con buenos resultados, otras sin o con efectos negativos.

Por lo que debemos de informar, que por el simple hecho de que se tratan de plantas naturales no significa que estén exentas de efectos adversos, interacciones y contraindicaciones.

En estos casos debemos recordar que los remedios a bases de extractos de plantas o procedentes de otras fuentes como del reino mineral o animal, contienen principios activos que pueden provocar efectos indeseables si no son usadas de forma correcta, sobre todo en los casos en los que no correspondan el remedio elegido con los síntomas manifestados, si las tomas las realizamos de forma prolongada o si las dosis no son las correctas.

 

Los remedios pueden variar acorde a varios factores que dependerá de cada persona:

  • Alteración de la salud por predisposición genética.
  • Alteración de la fuerza vital por emociones y pensamientos.
  • Alteración del organismo y salud por factores ambientales, toxicidad o una desequilibrada alimentación y otros desencadenantes.

 

La elección de un remedio a base de plantas medicinales a veces se hace difícil ya que las propiedades terapéuticas no son únicas, los principios activos por su sinergia suelen actuar sobre varios sistemas a la vez, de ahí la importancia de un buen historial clínico que concentre una anamnesis completa que nos permita seleccionar la planta o plantas más adecuada para cada paciente.

Se recomienda, si uno no posee unos conocimientos adecuados, de informarse de las propiedades, beneficios y virtudes de aquella planta que vayamos a emplear y obtener así los beneficios terapéuticos deseados.

Recomendamos siempre que la prescripción y el diagnóstico sean realizado por un especialista en fitoterapia, un herbolario cualificado o un médico.

 

 

La principal ventaja de la fitoterapia

 

La principal ventaja de la fitoterapia consiste en su modo de acción.

Esta forma ya existe: es el polvo total de la planta crió molida presentado en forma de arkocápsulas.

 

Existen multitud de laboratorios que comercializan las plantas en forma de comprimidos.

Para elaborar estas cápsulas se utilizan la criomolienda, que consiste en congelar la parte activa de la planta previamente desecada, utilizando nitrógeno líquido y a partir de ella se elabora el polvo criomolido. La congelación previa permite conservar las propiedades de las plantas, sus vitaminas, enzimas y principios activos.

 

Si recurrimos a las plantas medicinales para aliviar un problema puntual, se recomienda continuar el tratamiento hasta obtener el resultado deseado. En el caso de padecer un problema crónico, se puede realizar el tratamiento de forma continuada, pero siempre hay que consultar primero con el especialista.

El poder terapéutico de las plantas medicinales se centra en los principios activos que possen, por eso es fundamental para conservar todos sus beneficios terapeuticos una correcta recolección, tranformación y conservación.

Recolección

Las fases generales de un desarrollo de la planta son el inicio vegetativo marcado por el flujo de savia, prolongación de tallo, formación de hojas, formación de flores, florecimiento, formación de frutos, maduración de la semilla y el final de la vegetación marcada por el marchitar de las hojas y el tallo. Teniendo todo esto en cuenta, se puede asegurar la mejor calidad de la materia prima y de los productos finales.

Las partes medicinales de las plantas deben ser recogidas en la estación o en el período adecuado, que asegurará el momento optimo en la que la planta posee las mejores calidades (primero la calidad de la materia prima y como consecuencia la calidad de los productos finales).

La hora exacta para la cosecha asegura el contenido máximo de sustancias ecológicamente activas en la parte de la planta (pricipios activos).

Método de extracción

 

En las dos últimas décadas, el interés por la medicina tradicional y en particular, por el uso de los medicamentos herbarios "terapias biológicas", están experimentado un auge considerable, por lo que numerosos estados, han establecido directrices nacionales sobre buenas prácticas agrícolas relativas a la obtención de productos de calidad.

 

El método de extracción depende de la clase de planta, de la parte de la planta utilizada (flores, hojas, raíces, etc.) del tipo y la concentración de principios activos y de sus propiedades curativas.

La inocuidad y la calidad de las materias primas vegetales medicinales y de los productos acabados, depende de factores de importancia fundamental para la obtención de materia prima de primera calidad que se pueden clasificar en intrínsecos (genéticos) o extrínsecos (medio, métodos de recolección, cultivo, cosechado, procesado etc.)

Como lo hemos podido observar, el uso de plantas como recurso terapéutico natural se remonta a tiempos muy remotos. Hoy en día, la ciencia confirma la presencia de estas sustancias compuestos químicos con acciones farmacológicas, denominados principios activos, que constituyen muchas veces los ingredientes primarios utilizados por los laboratorios farmacéuticos como punto de partida en el desarrollo de formas comerciales que serán patentadas para su uso terapéutico.

Las propiedades terapéuticas de las plantas se deben a los principios activos que contienen.

El principio activo es aquella sustancia responsable del efecto beneficioso de la planta sobre nuestro organismo. Las plantas contienen diferentes principios activos, algunos de ellos son: alcaloides, flavonoides, heterósidos, taninos, aceites esenciales, vitaminas y minerales, que son obtenidos mediante diferentes procesos o técnicas de extracción o pueden ser administrados tal y como se encuentra en la planta desecada.

No obstante, el hecho de que lleve a sus espaldas una gran trayectoria empírica, no la convierte en una práctica exenta de riesgos, puesto que, al igual que cualquier medicamento, los principios activos de las plantas son compuestos químicos que interactúan con nuestra propia química interna y su uso requiere un gran conocimiento para no causar un desequilibrio en nuestro organismo.

 

No descuide su salud, la información descrita sirve a modo de información y no pretende reemplazar ningún tipo de tratamiento médico.

En ningún caso se debe de sustituir la fitoterapia por el tratamiento prescrito por su facultativo, ni dejar de seguir sus consejos.

La fitoterapia es una excelente alternativa que puede emplearse conjuntamente.

Si tiene alguna duda consulte a un especialista.

NATUROPATIA & BIOTERAPIA

 

"La Salud se considera un bien común y una necesidad existencial básica

del Ser Humano".

 

Ramón Carmona Gil