Aplicación de los remedios

FITOTERAPIA

APLICACIÓN DE LOS REMEDIOS FITOTERAPEUTICOS

Formas de aplicar la fitoterapia

Infusión:

La mejor forma de obtener los beneficios medicinales de una planta a través de la infusión es hervir el agua y añadir la planta, una vez que hayamos retirado el cazo (no debe ser de aluminio)) del fuego, es decir, sin dejar que la planta hierva. Luego se deja reposar unos minutos la planta en el agua caliente, se cuela y se bebe. De esta manera, los principios activos pasan de la planta al agua, pero no con tanto calor como para que se pierda parte de sus propiedades.

 

Maceración:

La maceración es otra forma de aplicar la fitoterapia, de manera que las propiedades o principios activos de las plantas medicinales pasan a otro medio, en este caso el aceite. En la maceración, se introduce la planta o plantas medicinales de las que se quiere extraer sus propiedades y se dejan macerando durante días, semanas o meses (dependiendo de la planta) en un aceite vegetal y después se cuela y se toma la dosis recomendada.

Extracto:

El extracto se consigue introduciendo la planta medicinal en agua y alcohol que actúan como sustancia solvente en la que las plantas liberan sus propiedades. Más tarde, esta sustancia solvente se evapora, de manera que lo que quedan son los principios activos concentrados de la planta en cuestión. Para realizar extracciones, los fabricantes seleccionan primero las mejores especies y después la siembran y recolectan teniendo mucho cuidado con algunos factores esenciales como la temporada, la climatología, el tipo de suelo, etc.

Aceites esenciales:

Los aceites esenciales se obtienen a partir de diferentes métodos dependiendo del tipo de planta, aunque el más habitual es la destilación por vapor. Para ello se utiliza un alambique en el que el agua caliente extrae los principios activos volátiles de la planta en forma de aceite esencial. El vapor arrastra esos principios activos y va a parar a un recipiente de salida en el que, debido al diferente peso molecular del agua y del aceite, ambos quedan separados. El aceite, que queda en la parte superior es el aceite esencial. El agua, que queda por debajo, es lo que se conoce como agua floral o hidrolato.

Cataplasmas:

Las cataplasmas se aplican directamente sobre la piel de la zona afectada. Las cataplasmas se realizan triturando la planta y mezclándola con agua, hasta obtener una especie de pasta cremosa que penetra por los poros hasta el interior de nuestro organismo de forma local.

 

Tinturas:

La tintura es otro tipo de maceración, pero esta vez los principios activos de la planta quedan atrapados en alcohol. Es decir, se deja macerar la planta medicinal en alcohol cierto tiempo (que depende del tipo de planta) y luego se utiliza el alcohol resultante, como tratamiento.

No descuide su salud, la información descrita sirve a modo de información y no pretende reemplazar ningún tipo de tratamiento médico.

En ningún caso se debe de sustituir la fitoterapia por el tratamiento prescrito por su facultativo, ni dejar de seguir sus consejos.

La fitoterapia es una excelente alternativa que puede emplearse conjuntamente. Si tiene alguna duda consulte a un especialista.

NATUROPATIA & BIOTERAPIA

 

"La Salud se considera un bien común y una necesidad existencial básica

del Ser Humano".

 

Ramón Carmona Gil